Lisboa

Portugal

Portugal que ocupa la parte occidental de la Península Ibérica, se extiende a lo largo del Océano Atlántico. Los archipiélagos de Madeira y Azores, en pleno Océano Atlántico, pertenecen al territorio nacional. El río Tajo divide el pais en dos partes. El Norte es montañoso y cubierto de bellos y verdes valles y en el Sur abundan las planicies con extensos prados. La costa, sobre todo en la zona del Algarve, está caracterizada por bellos fondos marinos.

Algarve - Portugal

Desde los picos accidentados de las montañas, los cañones lejanos y los viñedos cultivados en terrazas de la zona Norte, hasta las playas vírgenes, las onduladas colinas y los anchos horizontes del Sur, Portugal ofrece un abanico fascinante de cosas por descubrir.

La Capital

• Lisboa: Capital de la región y del país, la ciudad se extiende por la orilla del Tajo. Combina el encanto de las callejuelas y calzadas de los barrios tradicionales como Alfama y Mouraria con ambientadas avenidas y el nuevo urbanismo del Marqués de Pombal y el Parque de las Naciones, todos conectados por los tranvías. Destacan el Castillo de San Jorge, restos de la catedral románica. En el barrio de Belém se hallan la Torre de Belém y el Monasterio de los Jerónimos con hermoso claustro, característicos del estilo manuelino (comienzos del Siglo XVI); el palacio real de Ajuda (Siglo XIX), la basílica de la Estrella...
La ciudad que se extiende por la orilla Norte de la desembocadura del río Tajo, fué fundada por los fenicios (Ulissipo). De 711 al 1147 estuvo en manos de los musulmanes. Conquistada por Alfonso I Enríquez, en el Siglo XIII pasó a ser capital de los reyes de Portugal.

Norte

La región está dominada por el río Duero, o Douro, el “río dorado”, que baja desde lo alto de las montañas Tras-os- Montes y desemboca en Oporto. Todo el valle es la cuna del vino Oporto.

• Oporto: La segunda ciudad del país situada en la orilla derecha del Duero, cerca de su desembocadura. La ciudad se alza majestuosamente en laderas agrestes. Destacan la Catedral románica transformada en la época barroca (Siglos XVII-XVIII), Torre de los Clérigos, Iglesia del antiguo convento del Pilar con claustro circular; puente metálico Luis I, construído por Eiffel... Librerí Lello en un edificio neogótico de los albores del Siglo XX.
La antigua Portus Cale romana fué tomada por el visigodo Teodorico (456) y ocupada por los musulmanes (716) hasta pasar a manos de Alfonso I de Asturias a mediados del Siglo VIII. A mediados del Siglo XI se convirtió en capital del condado portugués.

Oporto


En la orilla opuesta del río Duero, frente a Oporto, se halla Vila Nova de Gaia y sus bodegas.

• Guimaraes: Considerada la cuna de Portugal. Fué aquí donde D. Afonso Henriques inició la conquista de Portugal a los árabes. Destaca su centro histórico, con el grandioso castillo (Siglo X) dominando la ciudad desde la "Colina Sagrada", los museos e iglesias. El Palacio de los Duques de Bragança (Siglo XV).
• Braga: Gran baluarte histórico, regado por el río Cavado, guarda a la sombra de su catedral numerosos recuerdos de todas las épocas: una torre medieval y una sucesión de palacios barrocos.
Capital de la provincia de Galecia en el Siglo III y núcleo principal del reino de los suevos en el Siglo V, estuvo bajo la dominación del islam del Siglo VII al XI. Conquistada por Enrique II de Castilla en el Siglo XII, posteriormente se convirtió en sede de los reyes de Portugal. Conocida por los romanos como Bracara Augusta, durante el Siglo XII ya era sede del episcopado portugués.
En los alrededores se encuentra el Santuario Bom Jesus do Monte, uno de los principales del país y famoso lugar de peregrinaje. Destaca la impresionante escalinata barroca conocida como Escadiaria do Bom Jesus.

Santuario Bom Jesus do Monte

En los alrededores se encuentran asimismo el Santuario de Nossa Senhora do Sameiro, centro de devoción mariana, así como el Monasterio benedictino de Tibäes, construido en el emplazamiento de una antigua villa romana, llamada Tevilanis.
• Bragança: Situada cerca de la frontera hispano-portuguesa. Catedral, restos del castillo de los duques de Braganza, antigua fortaleza. La Torre Menagem, antigua vigía medieval sobre las fronteras, guarda en su interior un museo que explica la historia centenaria del castillo.
• Vila Real: Ciudad de fuerte personalidad, mundialmente conocida por el Solar de Mateus, cuyo palacio conforma una de las más notables joyas del barroco portugués, que aparece en las etiquetas del vino Mateus Rosé. Lugar de partida para explorar el valle del Río Duero y recorrer la ruta del vino de Oporto.
• Viana Do Castelo: Entre el mar y la montaña, su caserío se extiende por la orilla del río Lima. Casas señoriales con blasones de las grandes familias.
El Santuario de Santa Luzia (Siglo XX), también conocido como Basílica de Santa Luzia, un templo neo-biantino sobre el monte de Santa Luzia de 228 metros de altitud y desde el que se obtienen unas magníficas vistas de la ciudad, del Estuario del r&iacuto y del mar.
• Ponte de Lima: Pequeña ciudad, famosa por ser la primera ciudad fundada en Portugal. Cuenta con un puente de origen medieval. El puente romano original formaba parte de la vía que unía la ciudad de Braga con Astorga (España). La Torre de Säo Paulo, junto con la Torre da Caldeia Velha (Vieja Cárcel) conforman el único vestigio que queda en pie de las antiguas murallas medievales de la población. La Iglesia Matriz (Siglo XV).
Ponte de Lima es paso obligado del Camino de Santiago pasando por la célebre Sierra de Labruja, marco simbólico del Camino Portugués a Compostela.
El rí Lima (Limia en portugués), era considerado por los romanos como el río del olvido.
• Amarante: Ciudad fundada por San Gonçalo, el "Santo Casamenteiro", santo portugués del Siglo XII. Monasterio, Iglesia de San Gonçalo, puente medieval sobre el río Támega, Museo Sousa Cardoso.
• Parque Nacional De Peneda-Geres: Símbolo del esplendor de la vida natural en Portugal, con gran diversidad y abundancia de flora y fauna.

Centro

• Coimbra: Primera capital de Portugal y tercera ciudad lusa considerada cuna de las ciencias.
Reflejada majestuosa sobre las aguas del Mondego, es una ciudad de patios, escalinatas y arcos medievales. Destacan la antigua catedral románica (Siglo XII), el Monasterio de Santa Cruz. La secular Universidad. Su símbolo, la Biblioteca Joanina, con arquitectura de influencia barroca, recuerda una capilla con frescos y talla dorada. El Palacio Episcopal (Siglo VI) convertido en Museo Machado de Castro.
• Conímbriga: Las ruinas romanas mejor conservadas de la región, junto con las termas de Curia y Luso. Importante centro urbano de la Lusitania durante la época imperial, adquirió categoría de municipio en el reinado de Vespasiano.
• Aveiro: La "Venecia de Portugal". Ciudad costera, dueña de la ría que también es la desembocadura del río Vouga, y de un laberinto de canales que recorren el paisaje. El Barrio de Beira Mar alberga la esencia de la historia de la ciudad: viejas casas entre callejuelas y canales. La Catedral, o Sé de Aveiro, también conocida como Iglesia de Säo Domingos de Aveiro. La Antigua Fábrica de azulejos Jeronymo Pereira Campos es considerada como uno de los mejores ejemplares de arquitectura industrial (Siglo XX).
Pintorescas casas de pescadores. Barcos moliceiros, decorados con colores vivos.
• Batalha: Grandioso Monasterio de Santa María de la Victoria, en estilos gótico y manuelino (Siglos XIV-XVI), mandado construir por Juan I en conmemoración de la victoria de Aljubarrota; panteón real.
• Guarda: Es la ciudad más alta del país. En ella impera la arquitectura tradicional en piedra, que da al centro histórico el aspecto de un pueblo de cuento de hadas detenido en el tiempo.
• Viseu: Antiguas casas solariegas, pórticos con blasones labrados en granito alrededor de la gran catedral de Viseu, una ciudad de fuerte carisma y monumentalidad.
• Aldeas De Pizarra: Realizadas en granito y pizarra, las aldeas históricas de trazos medievales, como Piódão, Belmonte y Almeida, se distribuyen armoniosamente en el paisaje.
• Estoril: Estoril fué durante muchos años la preferida de la jet-set europea, atraída por su atmósfera cosmopolita. Casino.
• Cascais: Antigua aldea de pescadores con calles típicas.
• Sintra: Antigua Cintra, situada al NO de Lisboa, en la vertiente Norte de la Sierra de Sintra. Antiguo Palacio Real (Siglo XVI) con decoraciones de azulejos.
En los bosques vecinos, el Palacio de la Pena (Siglo XIX). Ruinas del Castillo moro.

Sintra: Palacio de Pena

Quinta da Regaleira con la torre octogonal, con una decoración única; la fachada de la Capela Santíssima Trindade y el pozo iniciático, con una importante simbología. También conocido como “torre invertida” es una de las atracciones más apasionantes de sus jardines. Se trata de un profundo pozo de piedra en forma de espiral, con nueve pisos conectados entre sí por varios tramos de escaleras. Se cuenta que estos nueve giros simbolizan el infierno de la Divina Comedia de Dante.

Sintra: Quinta da Regaleira - Pozo

En los alrededores de Sintra, el Palacio Nacional de Queluz (Siglo XVII), antiguo lugar de fiestas y banquetes para nobles y reyes.

• Setúbal: Situado en el estuario del Sado, en el Norte de la Bahía. Destaca el Monasterio de Jesús, iglesia de estilo manuelino (1491) y claustro gótico.
• Santarem: a orilla del Tajo, posee iglesias de la época románico-gótica al barroco. El Museo arqueológico alberga los restos de la colonización romana, la "Scallabis" fundada por Julio César.
• Óbidos: La ciudad guarda su encanto medieval dentro de las murallas que protegen pequeñas plazuelas y callejas de casas blancas. El castillo, convertido en Pousadas.
• Fátima: El santuario de Fátima es uno de los templos de peregrinación más importantes del pais.
• Alcobaça: Situada en el distrito de Leiria, en ella se encuentra el suntuoso monasterio cisterciense de Santa María de Alcobaça, fundado en 1147 por el rey Alfonso I Enríquez. En el panteón real se hallan las tumbas de Pedro I e Inés de Castro, obras maestras de la escultura gótica del Siglo XV.
• Tomar: En el distrito de Santarem, situado en el valle del río Zezere, al NE de la ciudad de Santarem. Destaca la Iglesia de Santa María dos Olivoles, casa matriz de todas las que fundó en Portugal la Orden de Cristo. En el Siglo XII, en ella se instaló la Orden de los Caballeros Templarios.
Los monasterios medievales del Convento de Cristo en Tomar y la Abadía de Santa María de Alcobaça, declarados Patrimonio de la Humanidad, son dos de las joyas románicas, góticas, manuelinas y manieristas del país.
• Cabo San Vicente: Es el punto más occidental de Europa.

Alentejo

Región del Sur de Portugal, comprendida entre el Océano Atlántico y la frontera con España, al Sur del río Tajo, comprende las dos antiguas provincias de Alto-Alentejo y Baixo-Alentejo.

• Evora: Rodeada de monumentos megalíticos, Évora es una ciudad histórica amurallada. Intramuros esconde calles estrechas, plazas, patios moriscos, portales góticos. Catedral gótica (Siglos XII-XIII), Iglesia y Convento de Nossa Senhora da Graça (Siglo XV), Monasterio de San Francisco de estilo manuelino, Iglesia y Colegio de los Jesuitas (Siglo XV). Universidad de los Jesuitas de 1551 a 1759.
A partir del año 1166, Evora fué la sede de una órden de caballeros. Residencia de los reyes de Portugal en los Siglos XV y XVI.
• Beja: La “Pax Júlia de César”, dominando la llanura alentejana y defendida por la Torre del Homenaje de su castillo.
• Elvas: Cuenta con siete bastiones y las fortalezas de Santa Luzia y Nossa Senhora da Graça. Su catedral gótica tardía, con reminiscencias moriscas, data del reinado de Manuel I (1495-1521). El acueducto de una altura de hasta 40 metros, construido entre los años 1498 y 1622, la abastecía de agua.
• Monsaraz: Conocida como el “nido de águilas”, se encuentra ubicada a gran altura sobre el río Guadiana.
• Castelo De Vide: Destaca por ser la ciudad balneario más importante de la región, situada en lo alto de una colina. Cuenta con un interesantísimo barrio judío con una excepcional Sinagoga del Siglo XIII.

Algarve

Antigua provincia de Portugal, situada en el extremo meridional del pais, corresponde al actual distrito de Faro.

• Faro: Su casco histórico y su impresionante litoral de acantilados, grutas, arenales y playas.
• Lagos: Rodeada de murallas, Lagos se impone en uno de los trechos más abruptos del Algarve, con sus grutas y cavernas esculpidas en las rocas intercaladas con hermosas playas doradas.
• Tavira: Encantadora ciudad de numerosas iglesias y edificios de arquitectura tradicional con tejados de tijera a 4 aguas.

Fotos