Bora-Bora
Home | Islas de la Sociedad | Islas Tuamotú | Islas Marquesas | Otras Islas | Galería

Tahiti, Bora Bora y Moorea

Islas Paradisíacas

Polinesia Francesa

Al Este del Pacífico Sur se encuentran 118 islas de origen volcánico repartidas en 5 archipiélagos que conforman un auténtico paraíso terrenal, la Polinesia Francesa. Mares de aguas turquesas y poco profundas, fondos coralinos de espectacular belleza y biodiversidad, solitarias playas de arena blanca o rosada, selvas de color esmeralda...

Las islas de la Polinesia Francesa son en realidad cimas de volcanes que emergen del océano. Tahití, la más grande y alta de las islas, se eleva a 2.241 metros sobre el nivel del mar. Agrupadas en cinco archipiélagos, la Polinesia Francesa comprende las Islas de la Sociedad, las Tuamotú, las Gambier, las Marquesas y las Australes. Sus aguas territoriales limitan al Oeste con Kiribati y las Islas Cook (Nueva Zelanda), y al SE con Pitcairn (Reino Unido).
Millones de años de actividad volcánica han creado dos tipos de islas, las llamadas islas altas y las islas bajas ó atolones.

Las islas altas son montañosas y accidentadas con una vegetación exuberante, rodeadas de bellas lagunas y flanqueadas por arrecifes coralinos que emergen a la superficie en forma de motus ó islotes como Tahiti, Moorea, Bora Bora...
Por el contrario las islas bajas son islas llanas, con playas de arena blanca, extensas barreras coralinas, aguas turquesas, flores tropicales, palmeras... Manihi, Tikehau, Rangiroa...

Archipiélago de la Sociedad

Archipiélago de la Sociedad: compuesto a su vez por dos archipiélagos, el de Barlovento con las islas de Tahití, Moorea y Tetiaroa, y el de Sotavento con las islas de Bora Bora, Huahine, Raiatea, Taha’a y Maupiti. Este archipiélago agrupa un conjunto de islas altas ó montañosas de origen volcánico, rodeadas de barreras coralinas, con Tahiti la más grande.

  • Tahiti: La Isla Reina rodeada por arrecifes de coral que bordean plácidas lagunas de aguas de color azul turquesa, está dividida por dos espléndidos macizos volcánicos, unidos por el Istmo de Taravao. Volcán Orohena (2.241 metros), punto culminante de Tahití. El interior de la isla es de gran belleza con valles, torrentosas cascadas, grutas misteriosas y sitios arqueológicos cargados de leyendas. El litoral es rocoso y accidentado con extensas playas volcánicas de arena negra.
    Punta Venus, las cascadas Faarumai y Vaiharuru, el pueblo Taravao, el valle de Opunohu con su marae -templos animistas al aire libre,– y la vista panorámica de las bahías de Cook y Opunohu desde el llamado Belvedere, son otros de sus atractivos. Papeete, es la capital comercial y administrativa de la Polinesia Francesa. Destacan su casco antiguo con edificios coloniales de madera, la Catedral, el Mercado Central, con productos de todo el archipiélago, y el parque de Bougainville.
  • Bora Bora: La Perla de Polinesia, dominada por dos picos volcánicos, Otemanu y Pahia. La majestuosa silueta del Monte Otemanu, de color verde intenso, da paso al profundo azul multicolor de la laguna para terminar en un anillo de islotes paradisíacos ó Motus, con idílicas playas que la separan del océano. Ha servido de escenario de películas por su extraordinaria belleza.
    Destacan: El monte Otemanu, el Lagoonarium, el mayor acuario al aire libre de Tahití, la villa de Vaitape.

    Isla de Bora-Bora

  • Moorea: Apodada la Isla Hermana de Tahití, es una isla volcánica de innegables encantos naturales, dominada por el Volcán Tohiea (1.207 metros), punto culminante de la isla.
    Moorea compite en belleza con Bora Bora y desde el mirador de Belvedere se pueden disfrutar de las más espectaculares vistas de los Mares del Sur. Desde Belvedere ó Roto Nui, se obtienen fascinantes vistas de las bahías de Cook y Opunohu, flanqueadas por las abruptas montañas cubiertas de vegetación, plantaciones de piña, aguacates y pomelos.

    Moorea

  • Raiatea: La Isla Sagrada. De origen volcánico, comparte las esplendorosas aguas de una laguna en común con su isla gemela Taha'a. Una naturaleza generosa compuesta por numerosas bahías profundas y cráteres, cascadas y un río navegable, el Faaroa.
    Cuenta asimismo con importantes restos arqueológicos de Maraes ó lugares de sacrificio. El mayor marae de las islas, el célebre Taputapuatea, es un lugar destacado de peregrinación, tanto para los maoríes como para los hawaianos. No muy lejos de aquel centro, sobre el monte Temehani, de 722 metros de altura, crece una flor única en el mundo: la gardenia tiare Apetahi.
  • Taha'a: Una isla agreste de vegetación lujuriosa, la isla hermana de Raiatea, encerrada junto a ella en una misma laguna espléndida, es conocida como la Isla de la Vainilla cuyo dulce aroma impregna los montes y las aldeas. Su laguna está bordeada de Motus ó islotes coralinos. Desde su Monte Ohiri se disfruta de una espléndida vista sobre las islas vecinas. Visitas: Granjas de perlas negras, La Maison de la Vanille, una amplia finca de orquídeas de vainilla con miles de plantas.
  • Huahine: La Isla Mujer. Formada por dos islas volcánicas, Huahine Nui, donde se encuentra la capital: Fare, y Huahine Iti, unidas por un istmo coralino, ofrece una exuberante vegetación tropical que baja en suaves colinas hasta la cristalina laguna y sus playas de arena blanca.

Huahine

Archipiélago de Las Tuamotú

Archipiélago de Las Tuamotú: El mayor de los archipiélagos polinesios compuesto por un conjunto de islas bajas ó atolones rodeados por un cinturón coralino que encierra lagunas con fondos marinos de gran riqueza. Su entorno natural las hace ideales para el cultivo de La Perla Negra. Comprende las islas de:

  • Rangiroa: También conocido como Ai Motu, isla de los arrecifes, es el atolón más importante del archipiélago de las Tuamotu y el segundo más grande del mundo. Su laguna alberga multitud de peces multicolores: peces loro, carangues, peces mariposa y peces payaso. Lugares de interés: Laguna Azul, Taeoo Motu, las Arenas Rosa, Motus in the Lagoon, un santuario de pájaros.
  • Manihi: Es otro atolón, cuyos habitantes se dedican al cultivo de las perlas negras. A lo largo de la barrera coralina del atolón descansan los restos de antiguos maraes, en especial en Tokivera, Farekura y Kamoka.
  • Tikehau: La belleza y la abundancia de su fauna, hacen de ella un sitio ideal para el buceo, sobre todo en el paso de barracudas y atunes sin olvidar la presencia de tiburones grises o de punta blanca. Los pequeños motus de Tikehau albergan numerosas colonias de aves: alcatraces de patas rojas, gaviotines crestados y grises azulados.

    Tikehau

  • Fakarava: El segundo atolón más grande de la Polinesia, de forma rectangular. Este atolón, junto a sus seis islas vecinas, ha sido declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO, por la riqueza de su ecosistema, con especies únicas de fauna y flora. Tiene dos pueblos importantes: Rotoava al noreste cerca del paso Ngarue y Temanu, antigua capital de las Tuamotu, situada a orillas del paso sur de Tumakohua. La antigua aldea de Temanu acoge una de las primeras iglesias católicas (1874), construida enteramente con corales.
Archipiélago de Las Marquesas

Archipiélago de Las Marquesas: El más cercano al Ecuador, considerado el primer asentamiento polinesio, está formado por un conjunto de islas altas, con montañas escarpadas. Divididas en dos grupos, tan sólo 6 de ellas están habitadas. La belleza de su orografía, su naturaleza exuberante y las raíces culturales de sus gentes, sedujeron al célebre pintor Paul Gauguin.
Su parte septentrional fué descubierta por el español Alvaro de Mendaña (21.7.1595), y la meridional por J. Cook en 1774.

  • Nuku Hiva, sede de la capital, Taihoae, y llamadas por sus habitantes Te Henua Enana, es considerada el Jardin de las Marquesas. Dominada por el Monte Tekao, con bahías y cañones abruptos que se internan en la jungla, ofrece una naturaleza exuberante con cascadas de 350 metros de altura, cuevas y cavidades marinas, refugio de delfines o tiburones. La costa, accidentada, está jalonada de bahías, cabos, puntas rocosas y acantilados.
    Destacan: La Cascada Hakaui, sitio arqueológico de Koueva, la bahía de Hakapaa, así como los mayores tikis de la Polinesia, estátuas de piedra que los antiguos pobladores dedicaban a sus dioses. Los petroglifos de Tehueto, los valles de Taaoa y Hanaiapa, los sitios de Paepae y Makamea.
    En Taiohae, se encuentra la Catedral de Notre-Dame construída con piedras de colores provenientes de diferentes islas.
  • Hiva Oa: Está atravesada por una cadena montañosa con magníficos valles dorados. En el cementerio marino de Atuona están enterrados el pintor Paul Gauguin y el cantante Jacques Brel.

Islas Marquesas

Otras Islas

Islas Gambier: Las Islas del Fin del Mundo. Descubiertas por los británicos en 1797, los franceses se las anexionaron de hecho en 1844 y de derecho en 1881. Capital: Rikitea.
Mangareva, la isla más lejana de Tahití, es famosa por la calidad de sus perlas negras. Cuna del catolicismo, alberga numerosos vestigios de edificios religiosos construídos a mediados del Siglo XIX, como la Catedral de San Miguel.
Islas Australes ó Tubuaï: Tierras de Tradición. Situadas al Sur de Tahiti, conservan intactas sus tradiciones. Rurutu, la isla principal, posee numerosas grutas que los antepasados utilizaban como tumbas naturales.

Galería

América | Africa | Asia | Europa | Oceanía | Tierra Santa | Historia Antigua | Home

 
Menú
Antillas
Antillas Francesas
Cuba
Puerto Rico
República Dominicana
Islas Galápagos
Isla de Pascua
Polinesia
Islas Hawaii
Islas Exóticas
Isla Mauricio
Islas Seychelles
 
Ads

 
Otras Islas
Islas Atlánticas
Islas Británicas
Islas Griegas
Córcega
Cerdeña
Sicilia
Malta
Chipre
Home